Una San José desconocida y creativa con Fiorella Mora

Fiorella Mora nos muestra sus lugares favoritos de la capital.
Fiorella Mora Ciudad Creativa

Los viernes dejamos que personas que construyen, crean, trabajan y viven la ciudad nos muestren San José a través de sus ojos, un viaje muy personal que a la vez forma parte de una memoria colectiva de lo que fue, es y será San José.

Para esta ocasión nuestra invitada es Fiorella Mora, vecina de Alajuelita. Fio lidera San José Ciudad Creativa, una iniciativa que postuló a San José como una ciudad creativa ante la UNESCO y busca impulsar el desarrollo de la industria creativa en la capital. Su relación con San José empezó con fuerza en la adolescencia, como estudiante de diseño publicitario del Colegio Técnico Don Bosco.

¨\»Mi relación con Chepe empezó desde los trabajos del colegio y el diseño. Teníamos que generar un proyecto creativo en cuarto año y lo que hicimos fue venir a tomar fotos a San José y hablábamos de cómo la personalidad de la gente evoluciona en un espacio. Entonces el proyecto era una Matrioska de cinco metros de cuadros y fotos. Recuerdo que con las visitas a Chepe esa fue la primera vez que conocí a Robinson, el habitante de calle que murió hace poco- en aquel entonces se llamaba Ramsés II- pero con él y este proyecto, empecé a reconocer al individuo en la calle», Fio.  

También de adolescente tenía rituales de ir a cafeterías, tomar notas y ver a la gente pasar. Así como otras personas, tiene una memoria visual de viajes en bus con su mamá, paisajes y demás recuerdos de infancia de los que nadie escapa al crecer cerca de la capital.

«Ya mi relación más directa con Chepe fue en quinto año con un slogan que tuvimos que hacer para un proyecto, nuestro trabajo de quinto año tenía que ver con Urbanoscopio, este libro de Fernando Contreras – que de hecho le pedimos a Fernando permiso para poder usar el título de su libro en nuestra campaña publicitaria -, ya que eso era el proyecto, hacer una campaña publicitaria de un tema libre, entonces escogimos hacer una campaña para un festival cultural urbano que llevaba ese nombre. El slogan que le pusimos fue «La ciudad es tu reflejo«, entonces era como – esta soy yo, tan hecha leña y tan bien- hubo un sentido de corresponsabilidad, de entender que yo soy parte de esto que se está construyendo, bueno o malo y soy responsable«, agrega pensativa.

Fiorella salió del colegio y su relación con San José siguió creciendo de manera natural, su práctica profesional fue en la Alianza Francesa, y luego ingresó al TEC a la carrera de Diseño Industrial. Allí conoció al profesor Juan Córdoba, quien murió al año siguiente, pero él tenía un catálogo de  Saint-Étienne, capital creativa del diseño en Francia. 

«Él necesitaba unas traducciones y nos hicimos cercanos porque sabía que yo hablaba el idioma. -Fio usted que sabe francés, ayúdeme a traducir esto -. Yo comencé a leer y quedé fascinada, entonces yo le dije -¿Profe, usted me presta esto y yo se lo traigo la otra semana? – De camino Cartago a San José en bus yo solo pensaba en las cosas que se podían replicar acá. Eso fue el primer año de la U, marzo del 2002, ahí empezó la idea de San José Ciudad Creativa, empecé a investigar, luego me dieron una beca del TEC y me fui a estudiar un mes a Italia a un curso de creatividad, innovación y negocios; y aprovechando que estaba ahí me fui a visitar Ciudades creativas, conocer gente que ya llevaba rato en esto. En Berlín me dieron demasiadas luces», dice Fiorella.

Su prueba piloto empezó en Alajuelita con la política de cultura, al ser su primer hogar y su espacio más cercano para comprobar que era posible escalar a Chepe. Actualmente trabaja de la mano con la Municipalidad de San José y la Fundación Humanos gestionando proyectos entorno a la industria creativa, mientras esperan el resultado de la postulación ante la UNESCO.

̈»En la espera del resultado estamos en la actualización de la política de cultura de San José, estamos diseñando la metodología, el diagnóstico de lo que hay y cuáles son los siguientes pasos», dice Fiorella. 

En el marco de la postulación de San José Ciudad Creativa han logrado hacer intervenciones de espacio público, un concurso para señalética para San José y desarrollar estadísticas sobre la industria creativa. 

«La creatividad nos hace humanos. El momento en el que el ser humano puede dar significado a las cosas, donde la piedra ya no es sólo una piedra sino que significa otras cosas, se crean sistemas más complejos, como la ciudad, la ciudad es un sistema complejo. La manera en la que los humanos cambian realidades es a través de las herramientas y la creatividad» Fiorella Mora. 

Recorrido por San José

Museos del Banco Central
Fotografía: Iva Alvarado

En nuestro camino por conocer la ciudad con Fiorella nos dejó claro que más que lugares ella siente una fijación por los sistemas que conforman un espacio, así como la memoria de lo que allí vivió. 

«Hay muchas cosas que hacen que estos lugares sean transversalmente importantes para mí, sobre todo la parte de la memoria. La Plaza de la Cultura por ejemplo para mí significa conciertos con Malpaís, venir con mis amigos y corear canciones. También el hecho de ir a un concierto en un espacio público» menciona Fiorella. 

Caminando frente a la Plaza de la Cultura agrega lo siguiente, ¨Venís caminando por la Avenida Central y todo está pasando, de repente topás con la Plaza de la Cultura y es un respiro, un espacio abierto, está el compa con el violín, el mae de los perros que todo el mundo conoce. Hay interacción«.

Hablamos del Teatro NacionalMuseo de Oro y allí ella no puede evitar no mencionar su amor por la tienda ubicada en los Museos del Banco Central. Ve este espacio como un oasis del diseño, donde se mezcla lo precolombino con lo moderno.

Museo del Oro
Fotografía: Iva Alvarado
Tienda diseño museo
Fotografía: Iva Alvarado

Siguiendo nuestro camino, el primer lugar físico que visitamos fue el edificio Maroy, también conocido como Roy. Espacio especial para Fiorella, no solo por su belleza arquitectónica y su declaración de Patrimonio, sino también por un factor emocional relacionado a su familia.

Edificio Maroy
Fotografía: Iva Alvarado

̈»Mis tatas se conocieron ahí, antes había una academia de contabilidad en el primer piso y ellos estudiaron juntos y ochos meses después de casaron, todavía siguen juntos. Entonces este edificio es como decir – aquí estuvo mi génesis – siento algo especial», Fio comenta.

Edificio Roy
Fotografía: Iva Alvarado

«También representa todo el potencial de Chepe, y a la misma vez un Chepe abandonado», agrega Fio. 

El Edificio Maroy está ubicado en la intersección entre la calle 3 y la avenida 1, construido en 1923 y perteneció a Sigurd Roy Holstad y María E. Jiménez de la Guardia. Es uno de los pocos ejemplos que quedan en San José del estilo arquitectónico conocido como art nouveau. 

Edificio Maroy San José
Fotografía: Iva Alvarado

Fiorella nos cuenta que el edificio está en litigio, motivo por el cual no se le da ningún uso. Dentro logramos constatar el grave grado de deterioro en el que se encuentra. Con Fiorella conversamos de la gran impotencia que se siente por una ciudad que lo tuvo todo y que no se cuidó ni se le dio el valor que merecía. El mal manejo del patrimonio arquitectónico de la capital es ejemplo claro de esto. 

Edificio maroy litigio
Fotografía: Iva Alvarado
Edificios San José
Fotografía: Iva Alvarado
San José Edificio Maroy
Fotografía: Iva Alvarado

Seguimos subiendo y Parque Nacional vuelve a ser otro pulmón para ella a nivel de espacio. Recuerda los días de jugar con sus hermanas menores, de verlas jugar mientras ella leía un libro. «Ellas se iban a jugar, a recorrer ramitas, semillas… Yo leía y las veía de largo. Para mí el parque y la biblioteca son otro sistema que no puedo ver cómo separado”

Para ella es un factor de gran relevancia que el conocimiento y la naturaleza se encuentren tan cerca, de la posibilidad de tener un espacio de silencio y aprendizaje, así como uno de relajación y descanso al alcance de todos.

Parque Nacional
Fotografía: Iva Alvarado

“Son santuarios”, lo dice con convicción. 

Acapulco

Bar Acapulco
Fotografía: Iva Alvarado

«Si ese lugar tuviera Wi fi, yo bretearía ahí» dice Fiorella con risa y seriedad. Nos dice que comer arroz con pulpo aquí es un deber, ya sea en boca o como plato normal, y es que es uno de los platillos emblema del lugar.»

El Acapulco bar
Fotografía: Iva Alvarado
dueño acapulco bar
Fotografía: Iva Alvarado

En el Acapulco conocimos a Luis Carlos, persona que maneja la caja, con más de 15 años de trabajar allí. Nos cuenta que antes de llamarse el Acapulco se llamó Romeral y estaba ubicado a unas cuantas cuadras de la actual ubicación, por temas legales no se pudo conservar el nombre y pasó a ser el Acapulco. Su dueño Don Ramón ya no pasa tanto en el lugar, pero de vez en cuando lo visita, en las pareces del lugar podemos ver una foto suya para una entrevista con el periódico La Nación. 

Nos enseña un cuadro que tiene un cuento escrito de Luis Chaves que habla sobre la historia del bar. 

Bar El Acapulco historia
Fotografía: Iva Alvarado
Historia El Acapulco
Fotografía: Iva Alvarado

Y es que el Acapulco no es un bar cualquiera es un punto de encuentro de generaciones, desde empleados públicos, empresarios, hasta artistas o activistas climáticos, es un lugar para todos.

El camino luego nos llevó a caminar por el Paseo de Las Damas, y cruzar el camino de árboles de Corcho Australiano que se encuentra en el Jardín de Paz. Señala un espacio con pasto y no dice que ese es un buen lugar para desconectarse y ser parte de la naturaleza.

Café Central

Cafetería Central
Fotografía: Iva Alvarado
café de Costa Rica
Fotografía: Iva Alvarado
Cafetería del Mercado
Fotografía: Iva Alvarado

El camino ya requería hacer otra parada, esta vez a una cafetería. Se trata de Café Central en el Mercado. Aquí venden café de diferentes tipos e incluso tienen su propia tostadora. 

Un lugar para encontrar café de especialidad de diferentes zonas del país. Las dependientas nos cuentan historias y de personas de todo el mundo que hacen parada acá para probar el sabor del café de Costa Rica. Fio dice que le gusta la disposición del lugar, el hecho que sea una barra donde se puede encontrar buen café. Es un espacio donde nacionales de todas generaciones se mezclan con personas de todo el mundo. Le da un aire de renovación al Mercado, a pesar de ser un lugar que tiene muchos años de estar ahí. 


El tour concluye y agradecemos enormemente a Fiorella por su tiempo y disposición, por mostrarnos la San José que ella disfruta y saca provecho.

Además, agradecemos la gran labor que hace y su sentido de responsabilidad por crear una ciudad para todas las personas.

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

El Festival de Coreógrafos Graciela Moreno ya tiene el elenco para su espectáculo: «El Éxodo»

Doce bailarines dirigidos por los maestros franceses Claude Brumachon y Benjamín Lamarch, serán los ...

Preámbulo: dos años de educar sobre buen cine – Por María Fda. Loría

Por María Fernanda Loría / ferlori.09@gmail.com En el 2015 el Centro Costarricense de Producción ...

Edificio Steinvorth: Uno de los almacenes más importantes que tuvo San José

El Edificio Steinvorth, también llamado Almacén Steinvorth, es un inmueble icónico en la capital ...

Recomendaciones de la semana: 15 al 21 de enero

¿Sin planes está semana? No te preocupés, te traemos la lista de actividades que ...

Recomendaciones de la semana: 23 al 29 de Octubre

Pero antes de hacerlo deja un “Octubre urbano” bien celebrado, pasamos de tener una ...