San José: ciudad de posibilidades para quien se deja asombrar

“Tener una ciudad que nos guste depende de la capacidad de asombro y hay que tener una disposición para dejarse soñar, y hasta el rincón terriblemente feo puede tener algo que lo haga interesante” - Carla Quesada

Los viernes nos hemos dedicado a hablar de San José desde los ojos de otras personas, a conocer una ciudad que está determinada por los ojos de quien la mira y la transita. 

En esta nueva entrega hablamos y caminamos por los lugares favoritos de Carla Quesada Alluin, una persona que ama caminar por sobre todas las cosas y que desde el 2013 es una de las guías que se encarga de mostrar, a nacionales y extranjeros, lo mejor de San José a través de la empresa Chepecletas. Además, trabaja como Coordinadora del área de Género y ciudad del Centro para la Sostenibilidad Urbana y lidera la Brigada Anti Acoso, un proyecto que busca garantizar espacios libres de acoso y violencia de género. 

«En términos prácticos soy una caminante urbana, mi trabajo es caminar, es mostrarle la ciudad a la gente, tanto nacional como extranjera, que quiere conocerla. Trabajo en turismo y gestión cultural desde el año 2013. También soy una egresada de la carrera de psicología, que descubrió en las ciudades su nicho de trabajo, y esto tiene que ver con volver los espacios para agradables, más habitables, deseables, humanos. Soy amante de todos los temas relacionados a equidad de género y feminismo” – Carla Quesada.

A todo esto debemos agregar que ella es amante de la comida y la estética de la decadencia, está empedernida en buscar la belleza en las cosas que las personas consideran feas, “Trato de encontrar las cosas más absurdas en las dinámicas más cotidianas y normales” agrega Carla.

Trabaja en Chepecletas desde el 2013, llegó ahí al haber terminado su carrera de psicología sin saber muy bien cual era el futuro y andaba buscando razones para sentirse motivada.

 “Caí en un tour que era de noche, habían personas, comida, historias y había gente muy fresca, fue así como empecé a trabajar ahí. Volví a conectar con una ciudad que yo amé en mi infancia. Durante muchos años pasé por San José para ir a la U pero era una zona de paso. De repente me encontré con este montón de posibilidades que puede ser la ciudad y esta lógica de descubrir cosas, que toda estaba ahí en la ciudad y nada más había que saber buscar” – Carla.

Actualmente, se encuentra realizando su tesis, un proyecto que nació orgánicamente al caminar y su necesidad de entender que la vivencia de caminar las ciudades según el género era muy distinto y decidió hacer un investigar sobre espacio público y género.

“ Comencé a trabajar sobre la Avenida Central, un núcleo donde hay muchas dinámicas sociales y el tema de la tesis resultó ser ¨Las mujeres de la Avenida Central; persecuciones, vivencias y resistencias de las mujeres al habitar el espacio¨. Es necesario entender las dinámicas de un espacio que históricamente no fue pensado para las mujeres. Cuando hablo de resistencia, existir en un espacio que no está pensado para vos, es resistir. Trabajar ahí todos los días, disfrutarlo, es existir, es como decir – no se suponía que yo iba a estar aquí, pero no me voy – es fascinante el rol de las mujeres en la construcción de la ciudad” – Carla.

LAS FLORES

Nuestro tour empezó en el puesto de flores que está antes de llevar a La Gloria en Avenida Central. Carla hace un paréntesis antes de hablar de este lugar y nos cuenta cómo empezó su amor por Chepe.

«De repente uno de carilla las salidas de mandados con señoras eran una aventura muy loca y graciosa. Con mi abuela y mi tía abuela Roxana íbamos a la Españolita, a El Chic de París, a comprar telas, todo tipo de mandados… para mí era una experiencia de texturas y eso fue siempre para mí San José. Las salidas las terminamos en un lugar bien gringo donde vendían hamburguesas y mi abuela tenía una obsesión por un rollito de canela. Luego nos regresábamos a Heredia bien cansadas y ese era el paseo a San José «. – Carla.

Esas aventuras despertaron su amor por lo absurdo y cotidiano, así llegamos a la historia del porqué el puesto de flores.

San José Costa Rica
Foto: Iva Alvarado

«En el marco de eso para mi el lugar de flores es una pausa visual de mucha alegría, de vida… Algunas plantas van a llevar alegría al lugar donde las reciben. Es una explosión de colores en una ciudad que a veces de vuelve un poco monocroma. Pensar en la gente que hace una pausa para pensar en la gente a la que ama, en la gente a la que quiere conquistar. Nada más me imagino en la cantidad de gente nerviosa que ha pasado por ahí pensando en la flor que le van a dar a alguien, la mamá o la abuela que se van a alegrar. Pero sobretodo, me encanta de ese el hecho de que haya un parquecito que mucha gente que no sabe y se convierte en un espacio de descanso para observar.” – Carla.

Foto: Iva Alvarado

El GRAN VICIO: estética de excesos

Luego nos dirigimos al Mercado, un lugar donde Carla es recibida con alegría y saludos en cada puesto. Se nota que su vida como guía ha dado frutos y es afecta en la  gran familia que es el Mercado Central

El mercado es un ecosistema en el que muchas personas se conocen. Son personas que me preguntan por qué no he vuelto en mucho tiempo,saben la historia de sus vecinos. Gente conecta en un micromundo de lo que es Chepe y del Gran Vicio hay cosas que me gustan en particular” – Carla

Foto: Iva Alvarado

Nuestro rápido paso por los pasillos del mercado más importante y antiguo de la capital nos llevarían a una cantina que pocos conocen y ese lugar que despierta la curiosidad de nuestra guía: El Gran vicio

caminar por san josé

Su estética de excesos, siempre me ha gustado este mural de la pared, me parece una cosa muy curiosa que la gente venga y escriba su nombre como un registro de vida, ha pasado mucha gente. En algún momento, dentro de las cosas raras que pasan en mi vida,  conocí en un taller de intervención urbana a un artista mexicano brillante que su escuela fue la calle y hablando con él del Gran Vicio me dijo que estuvo detrás de este mural, de su creación, fue para una Bienal de arte – que además, me parece súper interesante que una Bienal venga y se meta en una de las cantinas más viejas de Chepe y haga un mural en la pared donde la única regla es que nadie escriba nada malo, osea, todo lo que se escribe tiene que ser positivo. Entonces, aparte de ser una memoria de la gente que ha estado acá, es un espacio  lleno de buena energía. Incluso mirá, hay escrito un «NI UNA MENOS», lo que nos lleva a creer que las feministas estamos en todos lados, es inevitable, es increíble. Muy poca gente sabe que el gran vicio existe” – Carla. 

Foto: Iva Alvarado

Una pintura colocada y la pared captura nuestra atención y Carla nos cuenta la historia, “esa pintura que me parece un gran misterio y hablando con Andrés Fernández, una vez nos dijo que esa pintura realmente había sido como uno de estos frescos que se había reproducido muchas veces y las cantinas lo habían agarrado como un emblema de cantina y la mayor parte de cantinas viejas tienen ese. Entonces uno sabe que cuando hay un cuadro de un viejillo borracho es que es una cantina” – Carla.

Su fascinación por las cantinas también radica en el hecho de que son lugares donde parece que la historia se para por un momento, son espacios de pausa, donde la gente es treinta veces más honesta de lo que es su vida cotidiana. “La gente que va a las cantinas es gente que llega a buscar un contacto privado, personal, distinto al de los bares. Hay otra atmósfera” agrega Carla. 

Recuerda que la primera vez que llegó a esta cantina entró con una actitud que no iba con el lugar, “yo venía para un tour de cantinas e iba a traer un montón de gente y yo entre como Pedro por su casa, recuerdo decirle a Don William – ¿Usted es Don William? Yo vengo dentro de una hora con quince personas- que se me quedó viendo con esta cara de -¿usted quién es?- y yo me quedé con cara de entender, disculparme y es una de las cosas que ahora más me gusta de las cantinas, hay una dinámica de cercanía, se vuelven compas, se vuelve su espacio», dice Carla.

Gran Vicio
Don William – Dueño del Gran Vicio Foto: Iva Alvarado

Carla nos explica también que las cantinas estaban pensadas para ser un lugar de paso, consistían en una barrita para que la gente fuera, se tomar sus tragos y se fuera. Incluso todavía el gran vicio conserva esta estructura, no hay bancos, es una barra. Tampoco vendían bocas, por qué la gente literal iban a tomar. Luego las pulperías empezaron a instalarse a la par de las cantinas por que la gente buscaba algo que comer, y es así como surge la cantina moderna donde venden boquitas, hay donde sentarse.

«Esta barra que está atrás, que es como una banca para sentarse, es una donación de una cantina que cerró» – Carla. 

Dentro de las historias de cantina se habla de un trago que se llamaba Trago de trapo, que es que todo lo que cae en la barra, se pasa el paño, lo escurren y lo venden. Es así de asqueroso como se lee. 

Foto: Iva Alvarado

En ese momento Don William sirve un trago con Gin y licor de concha. Originalmente lo servía con agua quinada pero no volvió a llegar. 

PARQUE ESPAÑA

Foto: Iva Alvarado

Salimos del Mercado y Carla nos conduce hacía la zona de parques buscando hacía la estación al Atlántico.

¨Yo realmente creo que los parques de esa zona son espectaculares, son parques sub utilizados y es  una de mis preocupaciones ahorita donde San José está en una de sus transiciones en las que la gente ha dejado la ciudad y en la que cada vez más comercios vacíos y la gente se paralizada, entonces me inquieta que volvamos a esa época de oscurantismo donde Chepe era una ciudad peligrosa y realmente creo que los primeros lugares que la gente abandona son los espacios públicos¨ – Carla.

Chepecletas fue su primer trabajo formal y en sus inicios tenía oficina en el Edificio Jiménez, diagonal al Parque España. El parque España se convirtió en su patio, su zona para descansar, enamorarse y disfrutar de una San José boscosa, de mini burbujas de ecosistemas. Espacios públicos para sentarse, acostarse en el césped. . 

¨Como estaba en frente a la oficina, permitía crear un San José que fuera mío. Mi papá tiene el suyo de persona que vivió a la par de Casa Amarilla y que jugó en esas calles y que anduvo en cleta; mi abuela trabajó en la Lehmann y La Gloria, mi otra abuela tuvo muchas sodas en Chepe, sodas España y yo quería crear una historia propia, y mi primera historia empezó en el Edificio Jiménez con el Parque España al frente, entonces era el lugar donde yo llegaba a trabajar, a comer, a descansar. Es un lugar en el que me he enamorado muchas veces, pasa por mi mapa afectivo y creo que al final y al cabo para mí de eso de trata caminar mucho la ciudad, crear momentos y crear recuerdos en un lugar que una no sabe si va a volver a transitar»- Carla. 

Foto: Iva Alvarado

Caminamos hacía el Edificio Jiménez, Carla estaba feliz de que ahora estuviese ocupado por la librería Duluoz.

LIBROS DULUOZ

Foto: Iva Alvarado

«Voy a tratar de no romantizar todo, pero yo tengo un amor muy grande por teatros, museos, librerías, por que son espacios que uno se acerca a diferentes perspectivas de la gente. Vas a una galería a ver arte de una persona que usó un tema y lo volvió suyo… igual los libros, siempre fui (soy) muy entregada a la lectura. Algo que me gusta de Duluoz es que tiene textos que son únicos, que son muy diferentes, con autores con una perspectiva diferente a lo que comercialmente uno accede, y es un proyecto súper valiente en un contexto como este, en el que comprar libros es caro, que la gente no lee tanto, pero ella (Andrea) trae estos libros brutales, que uno no conseguiría en ningún lugar, ni siquiera en pdf y eso me encanta, se siente como una cueva de saberes» – Carla.

Libros Duluoz es una librería independiente que con el paso el tiempo ha crecido y su colección incluye clásicos de la literatura hasta escritores y escritoras contemporáneas necesarias en los estantes de cualquier casa. Posee una oferta enorme de libros escritos por costarricenses, así como autoras y autores Iberoamericanos. Organizan eventos y posee un área de lectura para niños. 

PARQUE NACIONAL: casa de las Mariolas

Foto: Iva Alvarado

Luego apresuramos el paso para llegar al Parque Nacional donde Carla nos quería mostrar algo especial.

Pero antes, apreciamos murales e hice una mención especial de la Biblioteca Nacional que para ella es un espacio que permite generar una ciudad accesible, donde no se genera una dinámica comercial para que cualquier persona pueda tener acceso a conocimiento. Hay personas adultas mayores recibiendo talleres, personas trabajando en sus computadoras, exhibiciones, actividades de lectura y más. 
Ya en el Parque Nacional Carla nos mostró un panal de Mariolas, como no podíamos apreciarlo de cerca, nos dijo que nos iba a llevar a ver otro que está en el Boulevar de la Asamblea, justo en los murales que hicimos en el proyecto de Chepe Ciudad de Colores, allí no podíamos creer la posibilidad de como en cualquier lugar se gesta la vida.

Foto: Iva Alvarado

También nos vino a la mente como una persona sabe tanto de Mariolas y donde están. Ante esta inquietud Carla nos respondió: 

«Todo empezó este año, luego de estar explorando la ciudad buscando stickers, posters, flyers, rayones, graffitis… para mí la ciudad  es como un museo, las personas dejan sus expresiones de su existencia en las paredes, yo estaba obsesionada con eso y llegó un día que ya se estancó ese tema  y se quedó ahí. Luego llegó el tema de cambio climático a mí vida, ciudades sostenibles, como hacer la ciudades más habitables…Un tema que me ha tocado mucho este de forma muy personal, por que siempre quise ser esta antropóloga de Nat Geo, esa persona que siempre estaba con los leones o hablando con personas en comunidades entendiendo los ecosistemas y este año el Cambio Climático ha sido uno de mis temas más grandes y empecé a notar más la biodiversidad en la ciudad, por que no podemos seguir negando a las otras especies que habitan con nosotros y tengo un libro que habla justamente de eso, de estas especies, de su forma de sobrevivir y adaptarse a contextos que son adversos. Entonces yo empecé a mapear las especies que están alrededor, como los pericos y un día me puse a mapear abejas y empecé a ver abejas en todo lado. Hay abejas en el CENAC, Parque Nacional, en los Corchos, Murales de la Asamblea…»- Carla.

De allí seguimos caminando hacía la Plaza de la Cultura, donde encontramos una exposición y no dudamos en detenernos. Eran sketches de San José por Adrián Valenciano, el nombre de la exposición San José de ida y vuelta.

Foto: Iva Alvarado

Un cafecito para terminar

Foto: Iva Alvarado

Nuestro recorrido llegaba a su fin y Carla escogió el Café La Mancha para terminar, un espacio acogedor ubicado dentro del Edificio Steinvorth, otro lugar que ella también siente suyo, familiar en Calle 1, Avenida 0.

«Parte de tener una ciudad que es un gran salón de juegos, donde a veces los juegos se agotan, se trata de siempre andar buscando algo distinto, que haga que San José  se vuelva interesante, ojo que nunca lo ha dejado de ser. Si no son los graffitis, o los stickers, voy a buscar abejas, árboles…Siempre habrá algo», decía Carla.

Carla es consciente de que San José no tiene una belleza fácil de percibir, pero es fiel creyente de que hay espacios que hacen de Chepe una ciudad para estar y disfrutar como cualquier otra. No todo es malo, no todo es presas y basura. 

«Odio el ejercicio de comparar Chepe con otras ciudades europeas, me parece súper enajenado, no tenemos la misma historia, ni tenemos la misma economía ni la cultura, pero creo que tener una ciudad que nos guste depende de la capacidad de asombro y hay que tener una disposición para dejarse soñar y hasta el rincón terriblemente feo puede tener algo que lo haga interesante, como estar en una cantina y darse cuenta que hay una pintura que se repite sistemáticamente en todas las cantinas y que probablemente hay una historia de quien es ese personaje que estaba ahí. De eso se trata la aventura», Carla. 


Agradecemos a Carla por su tiempo, su dedicación y trabajo. Definitivamente se necesitan más personas como ella que no solo transitan, sino también forman parte de la ciudad y deciden accionar ante problemáticas. 

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Mujeres emprendedoras: Catalina Naranjo

Licopeno es una marca nacional que usa el diseño como medio de revolución social. ...

La Mula: Heroísmo ante el ocaso

Por Alonso Aguilar La figura de Clint Eastwood es de cierta forma un componente ...

Art City Tour: ¡Llega «Vacaciones en Chepe»!

GAM Cultural presenta este miércoles 12 de julio «Vacaciones en Chepe», la cuarta edición ...

De la mano con la calle: ¡Qué bonito estar limpio!

Hace una semana participé en una ronda de voluntariado. Dichas rondas consisten en crear ...

Intervención urbana busca darle una mano al romance

¿Cuál es el momento perfecto para un beso? ¿Cuándo se puede romper el hielo ...