Chepe me lo contó: El Mercado Central

👁: Colores, caras, gente

👐: Texturas

👄: Sabores

👂: “¿Qué busca, qué le damos?”

Uno no termina de conocer una ciudad hasta que se adentra a su esencia, por eso me fui para el Mercado Central, o como dicen el primer mall de Costa Rica. Que hoy, 139 años después de ser fundado, es uno de los principales sitios turísticos de San José y Patrimonio Histórico Cultural. 

Basta con estar en la acera del frente para sentir el movimiento que se vive ahí dentro. Aún es de mañana, pero ahí el día comenzó mucho más temprano. En tantos años de historia que tiene este lugar, hay puestos y locales que llevan muchos años y generaciones ahí mismo, viendo el tiempo pasar y manteniendo con vida lo que sus abuelos crearon en algún momento. Quizás es por esto que los clientes mas fieles son los mayores, porque es volver a donde iban desde pequeños, a revivir momentos y a recordar (que como su origen lo indica es volver a pasar por el corazón).

Mi primera parada fue en El Tramo San Rafael 2, un lugar de venta a granel que empezó hacía 1950 por los abuelos de las hermanas que hoy en día manejan el lugar. Empezaron vendiendo quesos y granos, todo a granel. Una de ellas me cuenta que su intención es volver a la esencia, cuando empezó el mercado, las personas llevaban sus bolsas y recipientes, por eso intentan rescatar esto nuevamente, y poco a poco disminuir el plástico. Incluso, el año pasado abrieron una nueva sucursal en Cartago que se llama El Tramito a Granel donde logran liberarse del plástico en un 90%. Si están en búsqueda de granos, especias, quesos o condimentos, no duden pasar por ahí, y lleven sus propios recipientes. 

Finalmente, no podía irme sin una parada en La Sorbetera de Lolo Mora, que desde 1901 está ahí en ese mismo lugar, creo que no alcanzo a dimensionar todo el tiempo que eso implica. Hoy, manejado por la tercera y cuarta generación de la familia, siguen vendiendo su único sabor de siempre: Vainilla con canela. Definitivamente es un helado único y diferente, incluso hoy entre tantas opciones que se pueden encontrar. Algo que me sorprendió fue la cantidad de adultos mayores que van a este lugar, me contaban que varios de ellos son clientes fijos desde hace muchos años. 

Salí recargada de energía, ver tanta tradición que sobrevive en la actualidad fue impresionante. Y definitivamente, no hay nada que no se pueda encontrar ahí. 

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Comprar local: Loyal, una marca nacional para mascotas

En diferentes ferias de diseño nacional tal vez hayás visto a Loyal, una marca ...

Chepe Ciudad de Colores según Elizabeth Argüello

Con su propuesta sobre lo que significan las Vacaciones en la Ciudad, Elizabeth Argüello ...

Comprar local: Tienda Carmen

Es irónico que la oferta de tiendas con productos hechos por manos nacionales sea ...

Opinión: Operar desde el miedo – Por Ana Javier Quintero

Me considero una persona positiva, mi superpoder suele ser “creer que todo es posible ...

Mercado Central de San José: El corazón de toda ciudad es el mercado

¿Hace cuánto no vas al Mercado Central? No hay mejor forma de conocer una ...

Llega el primer Art City Tour del año: ¡Por amor a Chepe!

Febrero arranca y lo hace de la mejor manera, llega una de las iniciativas ...