Mi experiencia compartiendo con indigentes

Conocí el proyecto De la Mano con la Calle por ahí de finales de abril del 2016, por un evento en Facebook para una de las Rondas. Josué publicó en el evento que necesitaba voluntarios para el martes 3 de mayo en la noche, se iban a celebrar los cumpleaños del mes en el Centro Dormitorio.

En esas fechas estaba pasando por muchas cosas familiares y demás situaciones, y ese martes yo estaba cumpliendo 26 años. Me levanté y como rutina de costumbre revisé Facebook, vi la publicación y sin pensarlo dos veces, a sabiendas de que no conocía a la comunidad ni la organización, le puse un mensaje a Josué de que yo podía ir a ayudar. Creo que llevé algo para las bolsitas (fue hace mucho, no lo recuerdo muy bien). De igual manera iba a llegar a la casa a dormir, así que un poco de actividad el día del cumpleaños no le cae mal a nadie.

Pasé toda la mañana pensando en que si era o no una buena idea ir, fui a clases y no me pude concentrar ni un solo momento. Seguía pensando en qué iba a hacer, me escapé de clases y agarré bus para San José. Después de pensarlo unas cuantas veces más (tengo que aceptar que casi me voy para mi casa) me fui para el centro.

Desde el inicio fue una sensación extraña. Nadie me conocía pero ahí saludan como si fuéramos amigos de toda la vida. Los voluntarios me explicaron un poco la dinámica de la actividad, de que trataba el centro, repartimos la cena a los usuarios, cantamos cumpleaños, repartimos bolsitas, queque y cantamos karaoke como es costumbre.

Hoy puedo decir que fue una de las MEJORES ideas que he tenido en la vida. Ahora llego y no me saludan como si fuéramos amigos porque ya somos amigos, siguen contando el chisme del mes anterior que no pudieron terminar de contar, escuchamos cómo les va en la escuela, colegio, universidad. Nos cuentan cómo llegaron ahí, cómo quieren salir, si tienen novia o novio, nos agradecen mil veces por la comida que les damos, y eso que sólo la repartimos. Algunos hasta fotos se toman con nosotros.

Fotografías: De la Mano con la Calle
Fotografías: De la Mano con la Calle

Un año después, muevo cielo y tierra si las fiestas de cumpleaños chocan con algo, ya sea trabajo o universidad. Me escapo un poco antes pero no puedo faltar, tengo que escuchar por milésima vez al negro decirme “¿Preciosa, me das tu número?”. Recibir los abrazos de costumbre, cantar a todo pulmón aunque cantemos horrible, pero es con sentimiento. Ya no puedo salir una tarde o noche a San José porque me gritan “profe” desde la otra cuadra, ya me reconocen en cualquier lado, me saludan, me dan más abrazos, me piden una monedita para el café.

No sé si ellos buscaban a alguien para que los escuchara, pero yo agradezco de todo corazón que confíen en mí, que me cuenten sus cosas y que me den la oportunidad de escuchar esas historias que valen oro.

No soy mejor que nadie por estar con ellos, pero ellos sí me hacen sentir más completa, aunque sea una ayuda de unas cuantas horas. Es el sentimiento de llegar a la casa y saber que tuvimos una noche diferente a las demás, poder agradecerle a Dios por permitirnos estar a su lado, escucharlos cuando otros les hacen mala cara y darles una sonrisa cuando más la necesitan.


Texto por Fer, voluntaria De la Mano con la Calle.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

CENAC Costa Rica

Conocé el CENAC a través de una experiencia 360º

Bajo el nombre “Anécdotas: Una experiencia 360° por el Cenac”, la Oficina de Prensa ...

Debravo nunca murió. Su obra sigue más que viva.

Hoy no hablamos de calles, de ciudades… Hoy es un día para los versos, ...

Espacios D18: Convocatoria abre 6 de enero

Como ya es tradición Espacios D del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) ...

La danza urbana se hace presente en Urban XFight

Pure Essence invita a bailarines a defender sus estilos, creatividad y talento en la ...

4 formas de ayudar a tu amigo emprendedor

Vivimos en épocas donde emprender es posible, ya no es descabellada la idea tener ...

San José Costa Rica

La San José que desconocemos

Cuando hemos hablado con Henry Bastos, una persona indispensable para San José, y la ...