SODA SNIDER. El casado prometido

Recorriendo lo que llamamos la Avenida Central, nos topamos de repente y casi sin avisar con un centro comercial del cual pocos reparan y casi nadie sabe que es un centro comercial, algo así como la ciudad perdida. Dicho centro se llama Galería Central, y ahí podemos encontrar inciensos, jabones para la suerte, camisetas, chemas de metal (porque las de metal no se llaman camisetas), bolsas de regalo, bufandas, gorros, entre otros.

Entré ahí, aunque ya he entrado varias veces por diferentes razones. Al final del pasillo hay unas escaleras y un par de pisos, uno arriba y otro abajo. El de arriba da vuelta en círculo mientras el de abajo conecta luego de un pasadizo, con Avenida Segunda, es en este pasadizo donde encontramos las sodas buenas del lugar. Si esto fuera un videojuego este sería el “warp”  que conecta con la siguiente pantalla y donde encuentras corazones extra escondidos.

Por recomendación he intentado en repetidas ocasiones almorzar en estas mencionadas sodas, me han dicho que son LAS SODAS para ir a comer, pero hay que ponerle porque se llenan rápido.

Tuve la suerte de encontrar un lugar donde sentarme, de una vez retiraron el plato que había, me saludaron cordialmente (y algo coqueto, como buena señora de soda) y me invitaron a degustar de sus platillos, o como dicen generalmente “¿Qué le damos, mi amor?” (o mi amorcito, depende de cada señora).

Arroz, frijoles, ensalada de caracolitos (o repollo), plátano maduro, la carne (en mi caso era en salsa) y para rematar tortillitas fritas. Esto sin dejar de lado el buen fresco de crema, bien preparado y balanceado como todo fresco de crema que se respete. Todo esto en un plato de grandes proporciones, lleno como si no hubiera un mañana, y por si fuera poco a un precio ridículamente económico.

Es aquí que doy por concluida mi búsqueda del mejor casado de Chepe, luego de incontables sodas, de numerosos “Que le damos mi amorcito”, de kilómetros y kilómetros josefinos abarcados. Por fin tuve ante mí la promesa del mejor casado probado hasta el momento.

El lugar contrasta con el resto del centro comercial, es un pedazo de Chepe suspendido en el tiempo, no me extrañaría haberme encontrado postales del árbol navideño tosty, alguna calca de Naranjito o tirado por ahí un chiste de Juanito Bazooka.

Lo mejor, en mi opinión, es que al lado puede haber un doctor, un abogado o un ingeniero civil como puede estar el señor del tramo de la esquina, el vendedor ambulante, la señora de la lotería. Aquí no hay clases sociales, no hay jerarquías, nadie se desprecia por su condición. Las personas que se reúnen acá vienen a comer sin tener que demostrarle nada a nadie, excepto talvez que tenían hambre.

Como mencioné antes, se llena mucho, no es como para hacer una cita romántica, ni para un grupo grande de personas, es para máximo una pareja, dos compas, lobos solitarios. No porque el lugar tenga nada en contra, pero la oportunidad de encontrar varios espacios juntos es reducida. Aunque también tienen al lado unas mesitas, pero considero que sería mejor reservarlas para alguna persona con discapacidad. Además que se pierde la experiencia de la barra, el olor de la cocina mientras se come hace desear no llenarse nunca y compartir con otros mortales (asumiendo que todos lo seamos) de la forma en que aquí se comparte, es algo que deberíamos experimentar todos.

Vale la pena regresar.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

El kiosko comida rápida

El plan de noche es en El Kiosko

Cuando nos preguntan dónde comer de noche en San José puede llegar a ser ...

Visitar la playa en el centro de la ciudad: Selina Hostels

A veces en nuestra vida necesitamos un descanso, relajarnos de todo el trabajo diario ...

Baula to go: Comida rápida en Barrio Escalante

Caminábamos por Barrio Escalante de noche, con la intención de comer algo rico que ...

¿Conocés la Casa del Cacao en San José?

San José guarda muchos secretos que muchas veces son los extranjeros quienes los conocen ...

De lo que nos perdemos

Voy a ser breve, en San José centro el fin de semana pasado sucedieron ...

comida de maíz

Josémaíz: Al rescate de los platillos hechos de maíz

En Amor de Barrio en Barrio La California conocimos recientemente un concepto bastante único ...