Opinión – Los adultos mayores y las embarazadas dan sueño

Historias se repiten en todos los autobuses.

Diagnóstico: ¿Apatía?

Desde pequeña mi mamá me hacía levantada del asiento del bus cuando una persona adulta mayor, embarazada o alguien con alguna necesidad particular requería el asiento del bus. Desde ese entonces y hasta mis 26 años lo veo como normal, ceder el campo. Siento que es lo más lógico, ¿No?.

Hipnotizados hoy viajamos como zombies en los autobuses, cada quien en su micromundo que colapsa en sueño cuando le conviene para no ceder el campo. Llenos de egoísmo, los humanos peleamos pequeñas batallas donde el más fuerte decide salvarse ante todo, en actos tan simples, como si nunca fueran a ocupar de la cortesía.

Esta semana pasó un caso que puede servir como referencia, en la parada donde tomo mi bus una chica con bebé en brazos (como de un año) y un coche se intentaba subir al bus. Yo agarré el coche y la acompañé, cuando las dos habíamos pagado noté que nadie le dio campo. Vi el asiento preferencial y un chico de 17 años nos miraba con cara de: «¿Qué es conmigo?», con toda la serenidad del mundo le dije, apuntando a la señal de preferencia, «¿Será que le das campo a la muchacha con el bebé?». Lo pensó dos veces, nos mirábamos a los ojos sin parpadear y se levantó.

Esta misma historia la podría repetir con diferentes personajes, lugares y horas. ¿Qué nos pasa? Es que no son solo jóvenes los que les da igual sino también adultos. ¿Qué hacemos pidiendo a otro que haga lo que según la cortesía nos dice deberíamos hacer? ¿Es ilógica la cortesía en el bus?.

Yo digo que no. Empezando por la seguridad, no es la misma estabilidad que puedo tener yo a una persona de pie con un bebé en brazos o un adulto mayor. Es prevención de accidentes, pero es sobre todo empatía, esa capacidad de ponerme en los zapatos del otro y darme cuenta de cómo me gustaría que alguien se comportará conmigo, si yo estuviera en esa situación. Nada cuesta.

Nada.

No vivimos aislados, vivimos en sociedad. Somos una misma especie que debería procurar cuidarse entre sí, como colectivo. Porque pequeños actos reflejan todo lo que nos falta como ciudadanos para tener el país que queremos. Por lo más pequeño se empieza, por la convivencia, la empatía y la compasión.

  • Show Comments (1)

  • Junior

    Es cosa de casi todo los días con la que lidio, me ha tocado a mas de uno hacerl@ levantad@ del asiento preferencial o que no respeten la Ley 7600 hasta el punto de casi empezar una riña.
    Acaso con estas personas hay que tener la educación que ellas carecen ???
    Por mi parte solo queda uno no hacer lo mismo y siempre actura como la ley y moral demandan, e inculacarles a los que vienen para arriba en un mundo indiferente e individualistas.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Extraños en nuestra propia casa

Está bien, lo acepto. San José no es ni parecido a Barcelona, Buenos Aires ...

Las “Alas de México” en el Parque Morazán

La imponente obra de bronce “Alas de México” de Jorge Marín, artista mexicano, se ...

¡Barrio Amón se llenará de actividades el 4 marzo!

Lo que inició como una idea para poner a trabajar en conjunto a vecinos, ...

Cine nacional en el Shnit 2017 – Por Alonso Aguilar

Desde su primera edición en el país hace ya siete años, el shnit Worldwide ...

¿Qué no hay que perderse en Chepe?

Llegan las noches de disfraces, fiesta y terror en la capital, pero ¿cuáles son ...