De la Mano con la Calle: Escenarios y reglas básicas para ayudar a alguien en situación de calle

19665155_1701692603460166_1925928814624054827_n

El tema de ayudar a alguien en situación de calle siempre va a ser complejo y sencillo al mismo tiempo. Yo empecé en esto justo porque me daba miedo hablarles o que se me acercaran. Estoy segura que muchos piensan o sienten lo mismo y eso no los hace malas personas tampoco. Para mí, la mayoría de veces, el miedo suele ser causado por desconocimiento, así que ahí está el primer paso, vencerlo.

Si la primera vez que lo hacen reciben una mala respuesta, no dejen que eso les quite las ganas de ayudar una segunda vez. Después de dos años y medio de trabajar constantemente con indigentes, puedo decir que no he tenido una respuesta agresiva o peligrosa. Sí me han dicho “¡Macha, conmigo no se meta!” o se me quedan viendo serios y no responden si les hablo, pero esto me ha pasado también con hermanas cuando están cansadas o trabajadores en un comercio si les pido un favor.

Nunca es personal. Personal para nosotros no es, para ellos sí. Tal vez tienen un mal día, hambre, están cansados, bravos o tristes. No están acostumbrados a que una persona los trate de buena manera.

Es posible que a la hora de ayudar a un indigente puedan darse tres escenarios en los cuales las personas se quieran involucrar:

  1. Cuando se quiere ayudar de vez en cuando: Les recomiendo andar galletitas o jugos en el carro o en el bulto. Si se les acerca un indigente, ofrecen algo de comer. Sería ideal entregar el jugo con la pajilla ya adentro y el paquete de galletas abierto, así evitar que lo vendan. Si no andan nada pero quieren ayudar, pueden preguntar si quiere algo de algún comercio cerca. Les aseguro que no los van a asaltar de camino, lo que podría ser un pensamiento común.
  2. Cuando se quiere ayudar a un indigente que vive cerca de la casa o ven todos los días (ya sea a largo plazo o para sacarlo de ahí): Lo primero sería hacer un acercamiento, puede ser con comida y algo de ropa o simplemente saludarlo todos los días, así la persona se sentirá notada y valorada. Si existe una respuesta positiva, se le puede llevar de vez en cuando algo de comida. Después de un tiempo, la persona en situación de calle va a sentir el interés genuino de quien quiere ayudar y se va a sentir más cómodo. Va a ir conversando más, entablando conversación y generando una mejor recepción. Según la relación que se produzca, se puede proponer una invitación a una peluquería, todo poco a poco para ver cómo reacciona. Se le puede proponer lugares donde quedarse como el Centro Dormitorio en San José o posibles trabajos como los que tienen los usuarios del centro. Con paciencia se creará la relación y se le puede dar información de un centro de Alcohólicos Anónimos cerca. Los cambios no se van a ver a los días, pero sí podemos medir su interés y sentir la reacción emocional del indigente, notar cómo aprecia que alguien se dé cuenta que él existe e importa igual que todos nosotros.
  3. Cuando se quiere ayudar de forma más constante y comprometida: Hay un montón de ONGs en Costa Rica y en el mundo trabajando todos los días para mejorar la condición de vida de las personas en situación de calle o su reinserción laboral ¡Muchísimas! Si realmente querés ayudar e involucrarte en la causa nos podés escribir a nosotros o a Casa Libertad, Fundación Lloverá, AMALE, Casa Milagro, Fundación Génesis ¡Cualquiera! Todos necesitamos ayuda de una u otra forma.

Por supuesto, sea cual sea el caso hay reglas básicas:

  • Nunca dar dinero. Los indigentes tienen muchas adicciones y la gran mayoría piden “moneditas” para alimentar su vicio. Tal vez algunas veces no es para ello, pero es mejor no arriesgarse. “No ando efectivo” es la mejor respuesta.
  • No invadir su espacio. Si están dormidos, no molestarlos. Aunque haya una buena intención, si están dormidos o drogados mejor no hacerlo. A ninguno de nosotros nos gusta que nos molesten cuando estamos dormidos.
  • No ver a la persona en situación de calle como alguien “inferior” a nosotros. Se lo digo a los voluntarios, pues estoy segura que muchos indigentes tienen mejor salud mental que yo, nada más tienen necesidades distintas. Tratarlos bien siempre que podamos. Si se portan mal, ignorarlos porque lo de “pobrecitos” tampoco resulta efectivo.
  • ¡Sonrían! Siempre ayudar con una sonrisa en la cara. Esto es lo que más agradecen y valoran de parte de nosotros. Si tienen hambre pueden abrir las bolsas de basura de las calles, pero una sonrisa y sentirse valorados se los da una persona real.
  • ¡Siempre sonrían! Cuando ayuden a un indigente, den campo en la calle, sirven comida, hacen un favor ¡Siempre sonrían! A veces, muchas personas necesitamos una sonrisa para mejorar el día. Otras, necesitamos darlas también.

Cristina Gomar, directora De la Mano con la Calle, creadora de Vaso Lleno y amante del hemisferio derecho.

Si querés ser voluntario de De la Mano con la Calle con donaciones o tu tiempo, escribiles en este enlace.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Los cuentos viven la plaza

Recomendaciones de la semana: 14 al 20 de agosto

Arrancamos lunes con “Queens of Vudú – HipHop Under” en Casa Vudú. Música a ...

leer costa rica

Recomendaciones de la semana: 21 al 27 de agosto

Redoble de tambores… Hora de sacar la agenda y ser parte de una ciudad ...

Art City Tour

Art City Tour: ¡Llega “Vacaciones en Chepe”!

GAM Cultural presenta este miércoles 12 de julio “Vacaciones en Chepe”, la cuarta edición ...

17626628_1697020743659010_7327965597623636329_n

5 opciones: Cine gratis en la ciudad

No hay pretextos para no gozar del séptimo arte. San José se llena de ...

agenda-4-6-nov

Actividades del 4 al 6 de noviembre, 2016

Mucho por hacer en el centro de San José y comunidades vecinas. Desde el ...