De la Mano con la Calle: Formas de ayudar a un indigente

¿Formas de ayudar a un indigente? Pues nunca hemos tenido un manual para saber cómo ayudarlos y quizá no habrá ninguno, porque esta tarea de la sociedad, al igual que todos los seres humanos, es distinta entre sí.

Caminando por San José centro (donde se encuentra el apogeo de personas en este estado), zonas aledañas (Plaza Víquez, Barrio Escalante, San Pedro) o en los barrios donde residimos cada uno de nosotros podemos encontrar personas que nos necesitan, desde bebés hasta adultos mayores. Esta situación no discrimina ningún aspecto como género, orientación sexual, etnia o edad. Con esto quiero decir: ¡A nosotros también nos puede pasar! Podemos ir mejorando con la forma en que reaccionamos cuando nos topamos con alguno, no debemos demostrar temor ni gestos de aborrecimiento en contra de ellos, ¿Cómo sería recibir detalles negativos a diario y por tantísimas personas?

En mis cuatro años de voluntariado como estilo de vida, uno llega a ver las situaciones de una manera más humana.

En mis cuatro años de voluntariado como estilo de vida, uno llega a ver las situaciones de una manera más humana, donde creo que el afecto, comunicación y sobre todo el respeto juegan un papel muy importante para poder entablar relaciones con dichas personas. En lo personal, siempre suelen acercarse muchos a pedirme “una monedita” o “venderme una chupita, calcas, mentas, cigarros”, donde mi respuesta será: “¿Viejo, tiene hambre? ¿Quiere una galletica y un juguito?” y la respuesta por lo general es un: “¡Sí claro, obvio!”. Por eso, suelo andar un par de galletas extra en el bulto o efectivo para entrar con la persona al súper más cercano, así poder comprarle lo que le he ofrecido.

La muestra de agradecimiento siempre será una sonrisa bien sincera y pura. El aprendizaje es enorme y conocer/ayudar a alguien, por mínimo que sea, siempre va a dejar felicidad en nuestros corazones. Aunque parezca que los estamos ayudando solamente a ellos, nosotros también estamos siendo beneficiados, obtenemos motivación extra para afrontar nuestros problemas diarios, pues el optimismo es parte de esas ganancias.

Ojalá mi ejemplo siempre genere un impacto positivo en los demás y los entusiasme a ser una mejor persona todos los minutos de su vida.

A este mundo vinimos a hacer mucho más que solo estudiar y trabajar.


Adrián Hernandez, Coordinador de Proyectos-Mejengas y voluntariado apasionado.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Diez años después Rayuela: Café literario vuelve a San José

Este martes 17 de abril es un día importante para los amantes de la ...

Espacios de historia: Edificio Maroy

Venir caminando del Parque Morazán hacia la Plaza de la Cultura y escoger la ...

La Sabana: La zona recreativa, deportiva y cultural de San José

Las 72 hectáreas que componen el Parque la Sabana lo convierten en la zona ...

Los fines de semana son Mercado de las Pulgas

Todos los fines de semana al Mercado El Mayoreo llega el emblemático Mercado de ...

De la mano con la calle: Historias

Se me abrieron los ojos en este último año o dos. Yo antes me ...