De la mano con la calle: Historias

Se me abrieron los ojos en este último año o dos. Yo antes me limitaba a ayudar con donación de ropa (solo si estaba en buen estado) o darle algo de comer a quien tocará la puerta. Saludaba a la señora del semáforo a la entrada de Alajuela, hasta me sentía mal cuando no podía parar a darle alguito.

He aprendido que muchos nos enfocamos en ayuda material (la cual no deja de ser necesaria), pero hay otro tipo de ayuda mucho más preciada: Compartir. Estoy en el pequeño y selecto grupo de personas que puede decir que ha celebrado el cumpleaños de otros que quizás llevaban años sin celebrarlo. He visto cómo un niño que tiene poco saca unos cuantos confites de la fiesta de la alegría para compartir conmigo. Yandel me dijo la última vez que lo vi que soy su amigo después de pasar jugando con él varias horas, ¡Lo ayudé a subirse por primera vez a un caballo!

Resumiendo, las personas en condiciones vulnerables necesitan mucho, incluyendo un poco de medicina para el alma. Cánteles cumpleaños, lléveles un queque, cante con ellos. Esas memorias no las olvidarán ni usted ni ellos.


Mau, voluntario De la Mano con la Calle.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Destroyer

Destroyer: Nuevas miradas a la devastación | Por Alonso Aguilar

Existe una ironía punzante a la hora de hablar de cine de género. El ...

Zapatos hechos a medida en el sur de San José

En Av.8  entre Calle Central – Calle 2, o mejor dicho, a dos cuadras ...

Una verdad incómoda en un momento oportuno – Por Alonso Aguilar

A partir de este mes de noviembre, el Cine Magaly empezó a operar con ...

Edificio La Alhambra: Un tesoro arquitectónico en Calle 2  

El Edificio La Alhambra o antiguo Almacén La Alhambra tal vez es uno de ...

Recomendaciones de la semana: 14 al 20 de agosto

Arrancamos lunes con “Queens of Vudú – HipHop Under” en Casa Vudú. Música a ...