Opinión: Nos ejercitamos, pero no sabemos movernos – Por Iva Alvarado

Suena irónico, lo sé.

El ejercicio involucra acción, movernos, pero hablo de otro tipo de movimiento, uno que implica desplazarse más allá del interior de un gimnasio. Hemos hecho del ejercicio parte de nuestra rutina, pero no de nuestra vida. Será que me doy a explicar.

Leía en una nota que Costa Rica está en el puesto 33 de 163 países que consultaron en un estudio, World Health Index, sobre los países más saludables. El estudio toma en cuenta la expectativa de vida, causas de muerte, malnutrición, en fin… Tenemos un sistema como la Caja de Seguro Social (CCSS), que con sus pros y contras es envidiable en muchos países, el hecho de vivir con tanta naturaleza y muchas cosas más nos ponen dentro del ranking.

Pero más allá de la parte médica y del clima, me parece curiosa y me puso a meditar en la forma de cómo vivimos y cómo podríamos estar mucho mejor e ir más allá. Cada vez escucho más amigos inscribirse en espacios para ponerse en forma, ya sea yoga, crossfit, escalar, baile, gimnasio… Pero en la mayoría de los casos parece que ejercitarse no tiene nada que ver en cómo vivimos el día a día, especialmente en cómo nos movemos.

Es decir, dedicamos dos horas al día o tres días a la semana para ir al gimnasio, crossfit, bailar. Los fines de semana nos inscribimos en carreras de atletismo o sacamos la bici, pero durante el resto del día somos inmóviles. Dependemos del carro o del transporte público para trasladarnos donde sea, pues al parecer la bici, caminar o la intermodalidad no son una opción.  Preferimos pasar dos, tres o incluso cuatro horas en una presa antes de pensar en otras soluciones.

Posiblemente otra forma de movernos nos permitiría ir más allá en términos de salud, seríamos más felices y tendríamos más tiempo para hacer lo que nos gusta y menos excusas. Incluso, tendríamos un mejor aire para respirar y nuestra alimentación sufriría una transformación, todo un resultado en cadena, más consciente.

Es más fácil decir que no hay condiciones para movernos de manera diferente, el tema es exigirlas hasta que se conviertan en un tema nacional y de peso, pero podemos empezar por caminar más, sacar más la bici y dejar de usar buses o carro para ir a pie cinco cuadras.

Dejar el carro en casa es cada vez más un deber social que cualquier otra cosa, el carrocentrismo nos ha hecho dependientes y dueños del espacio. De nada nos sirve estar inscritos en miles de carreras y competencias cuando la de la vida diaria es la más descuidada.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Festival shnit regresa este próximo 17 de octubre al Cine Magaly

La noche del pasado miércoles 3 de octubre se realizó la presentación oficial del ...

5 obras de teatro para no perderse en octubre

¿Cada cuánto vas al teatro? Esperamos que al menos una vez al mes, pues ...

Teatro Variedades: Un grande que se niega a morir

Muchos tendrán una leve noción de lo que era entrar al Variedades, las generaciones ...

Pausa Urbana: 8 años de creer en el derecho a la ciudad y la participación activa

En San José centro, desde aprender tango, swing, bolero, danza africana, escuchar cuentacuentos, ver ...

La nigüenta: El amuleto de suerte de los costarricenses

La nigüenta es una figura que representa a una niña sentada sobre la hierba, ...