Street Food: La Ventanita Meraki

Ventanita Meraki

En medio de todo el bullicio de comidas rápidas y la saturación de las mismas, cada día se desarrollan en el país nuevos proyectos que buscan ofrecer algo distinto. Es una corriente que ha crecido desde hace unos años atrás y ha tenido bastante aceptación por parte de las personas.

Comida artesanal. El término”artesanal” se ha convertido en algo de nuestro vivir diario y aunque algunas empresas no lo desarrollen como se debe hacer, hay otras que sí lo han logrado y se han mantenido fieles al concepto. Si mezclamos lo artesanal con el Street Food vamos a tener una fórmula interesante para desarrollar, fórmula que ha mantenido La Ventanita Meraki y al parecer, les ha funcionado muy bien.

Con un local en Plaza Tempo y un camión de comida se puede decir que han logrado llegar al corazón de sus clientes al igual que a sus estómagos.

Les hice una visita en la noche, en su local en Barrio La California, en medio de un partido de la selección y la euforia del fin de semana. Me pareció acertado que no estuvieran (como en otros lugares) mirando el partido en algún teleradio blanco y negro, sino que estaban entregados a sus clientes y brindando una excelente atención.

Según me han dicho, se encargan de variar el menú cada cierto tiempo, lo que me parece excelente, ya que mientras como profesionales aprenden cosas distintas, le ofrecen a su clientela diferentes platillos y no los aburren con lo mismo de siempre.

Me pedí uno de los “sanguches” llamado El Ktos, descrito por ellos mismos como la fusión de los dos favoritos de la casa: Pan de ayote, mantequilla, queso turrialba, cheddar, pepperjack a la plancha y pulled pork. Acompañado de papas con mayos a escoger entre una variada lista. En mi caso escogí la primera llamada Mayolantro y NO me arrepiento de haberlo hecho.

Los dependientes muy amables, la espera no fue mucha (ni tampoco en vano) y a la hora de retirar fue como conocer a la persona indicada, solo que en este caso la persona era un sanguche y lo indicado era comerlo. Debo decir que me sorprendió el nivel de artesanal al que llevan el concepto, ya que como pocos, ellos sí ofrecen lo que imagino como artesanal, desde el pan hasta la salsa, la presentación y el sabor. No es como otros lugares donde te disfrazan las cosas de artesanal y te venden lo mismo de siempre con otro nombre, ellos sí se toman el tiempo de hacer bien las cosas y satisfacer a sus clientes. Prueba de ello es la fila que se hace y el tráfico que mantienen. Por otro lado, el precio me parece justo.

Es un lugar al que definitivamente volveré, me parece interesante lo que han logrado y quiero saber qué más piensan ofrecernos, sin dejar de lado que la comida está excelente y que sea algo diferente lo respalda aún más. Además, la posibilidad de apropiarse del espacio con la gastronomía le da un “plus”, ver a las personas sentadas en la Estación del tren, el Parque Nacional o la misma acera, da aires de una ciudad viva.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

pets2

Restaurantes que permiten mascotas en San José

Una duda que nos surge a muchos es si en la capital existen restaurantes ...

17022462_1239290242828235_6059739044588380494_n

El sueño de tener una pizzería: Pizza Oliva

Para hablar como se debe de pizza Oliva debemos ir varios años atrás. Muchos ...

convención videojuegos Costa Rica

Recomendaciones de la semana: 7 al 13 de agosto

¿Sin planes todavía para la semana? No se preocupen, venimos con las recomendaciones de ...

Cafe3

CAFÉ ROJO. Espacios en la ciudad para compartir.

En el centro de San José, situado 120 m al Oeste de la Alianza ...

Fotografía: Colonia Tovar

Colonia Tovar: Las arepas venezolanas de Barrio Escalante

Barrio Escalante es una zona gastronómica que crece a pasos gigantes, nuevos comercios abren ...

Fotografía: Café del Barista

Pasión por el café: Café del Barista

Recomendado por varias personas, me dirigí a Barrio Aranjuez a buscar este café: El ...