Fotografía: Selina Hostels

A veces en nuestra vida necesitamos un descanso, relajarnos de todo el trabajo diario y escapar a un lugar distinto para distraernos del día a día. Esto se complica cuando nuestro presupuesto no lo permite, lo cual nos provoca más estrés y nos convierte en bombas de tiempo, sin embargo hay formas de salir de la ciudad sin dejar la ciudad. Una de ellas es tomarse un rato y darse la vuelta por este hostel.

Selina4
Fotografía: Selina Hostels

Para mí no es común visitar estos lugares, mucho menos ir sólo para almorzar porque creemos (ingenuamente) que los restaurantes de un hostel son sólo para los que se hospedan, pero muchas veces no es así.

Con dudas aún sobre esto, me dirijí al centro de información de Selina Hostels, donde estaba una chica en un vocho antiguo modificado como un escritorio de oficina, le pregunté por el restaurante (aunque lo tenía frente a mis narices) y me invitó a pasar con toda amabilidad.

Una vez adentro me senté y le di una vuelta al lugar con la mirada. De repente dejé de estar en San José y me di cuenta que estaba más cerca de la playa de lo que creía, al menos eso me hizo imaginar este lugar.

Está situado en la calle que pasa detrás del INS, queda esquinero, exactamente junto al pedazo que nos enviaron del muro de Berlín. Desde adentro está cerrado completamente a los lados, pero el techo es abierto, como en los restaurantes y bares de playa.

Está decorado con pinturas bastante originales, algo entre new age y abstracto. Aunque no soy en experto en arte, lo que quiero decir es que no nos topamos con la casita típica, ni los boyeros, ni las tradicionales montañitas (que ya hay bastante), no digo que esté malo hacer estas pinturas, pero es mejor darle campo a cosas diferentes para ver variedad.

Selina
Fotografía: Selina Hostels

Esperé un rato para ser atendido, estaba un poco lleno (obvio, era hora de almuerzo), pero cuando me atendieron me trataron con tanto respeto que me quedé sorprendido. Nunca me habían tratado tan formal en un lugar y mucho menos lo esperaba de un sitio que se veía tan informal y relax. Me ofrecieron el menú y me hablaron de los platos del día por el cual me decidí, mejor hubiera esperado más porque el menú podría ser interesante.

selina2
Fotografía: Selina Hostels

Mientras comía y pasaba el rato me iba relajando más, me sentía más tranquilo, el tiempo comenzó a pasar más lento, me perdí en mis pensamientos y volví sin haber pasado un minuto siquiera, cuando terminé no quería irme de ahí, estaba decidido a no presentarme más al trabajo y quedarme pernoctando hasta el día siguiente, recapacité porque soy una persona con ciertas responsabilidades (familia) y no sería lo ideal para mi plan de vida, pero si ud, querido lector, no tiene dichas cargas, aproveche.

¿Por qué no hospedarse en un hostel de ciudad porque se vive en la ciudad? ¿Quién dijo que no se puede hacer? ¡Háganlo! La vida es muy corta para cuestionarnos cada segundo qué es y qué no es correcto. Además sería una experiencia diferente.

En resumen, es un lugar para visitar de nuevo. Podrían atenderse reuniones, tienen red de wifi y lo que más me gustó: un ambiente relajado unido a un excelente servicio. La única duda que me queda es sí es: ¿Se dice hostal u hostel?.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Fotografía: Oso

El día que conocimos a OSO

Caminar es todo un arte que permite siempre encontrar lugares nuevos para comer, leer, ...

Fotografía: NANA falafel & juice bar

Nana: Jugos y falafel en Sabana

La comida internacional tiene su encanto, más aún cuando se combina con los sabores ...

Fotografía: Mantras

Mantras: Sean vegetarianos o no, lo van a amar

Si nunca lo han intentado, más que recomendado. Hoy venimos a hablar de un ...

Ventanita Meraki

Street Food: La Ventanita Meraki

En medio de todo el bullicio de comidas rápidas y la saturación de las ...

Imagen: Carpe Chepe

Carpe Café: una tarde con aroma a historia

¿Te encanta el café, pero no sabés sobre su historia? Los chicos de Carpe ...