Hipócrates decía “caminar es la mejor medicina”.

Para mí ya no existe el bus para ir de San José Centro a Sabana, me encanta la caminata por Avenida Central o Avenida 1, pasar por Paseo Colón y seguir. Me toma alrededor de 25 min a 30 min.

Tampoco considero tomar bus para ir a Barrio Escalante, Aranjuez, Amón, Otoya, Barrio Dent, Plaza Víquez, los Yoses, incluso San Pedro, de hecho hasta Curri he llegado caminando.

Las presas siempre fueron el principal motivo, me agobiaba el hecho de ver tantas personas solas en sus carros y los buses repletos, el calor, el olor del pollo de bombillo, el sonido de los pitos de los carros, el estrés, todo el mundo queriendo llegar a su destino, pero sin ceder.

Lo mismo que tardaba en el bus, taxi, ahora lo hago caminando, la diferencia en tiempo no es tanta. Nada se compara a la paz mental. Ni siquiera medito cuánto voy a tardar en bus, procuro salir con tiempo de mi casa para poder caminar. La bicicleta me gusta, la uso, pero bueno, lo mío es caminar.

A parte de los beneficios físicos, que son muchísimos, últimamente he considerado qué otros beneficios me ha traído caminar y he pensado mucho en el título de un libro que un amigo me dijo me va a prestar: “La ciudad pertenece a la gente que camina”. Una de las principales cosas que me adelantó es que caminar nos permite generar comunidad, conforme caminás te vas topando a la misma gente, hay mayor convivencia, nos sentimos en la libertad de saludar a las personas que forman parte de nuestra ruta, sean peatones o dueños de locales.

Caminar también nos permite descubrir nuevos lugares, he descubierto cualquier cantidad de comercios locales caminando, porque tengo tiempo y me puedo detener. En bus me mataba la idea de ver algún lugar bonito de camino y no poder bajarme y entrar. Caminando no pasa eso, incluso se disfruta montones de la oferta de arte callejero local y los nuevos murales que toman y ponen color a la ciudad.

Poder cambiar de rutas más fácilmente también es un plus, es decir, una ruta monótona también es un detonante para agobiarse y aburrirse, en cambio cuando podés definir tu propia ruta no pasa eso, si no que se abre todo un abanico de nuevas oportunidades y paisajes. Un día decido irme por tal lugar, al otro lo cambio.

Esta época del año es aún más increíble para decidirse a caminar, el clima y los árboles en floración generan una atmósfera aún más cautivante.

Entonces, ¿caminamos?

Tal vez para empezar, dejo algunas recomendaciones:

  • Usar bloqueador solar. La salud de la piel es importantísima.
  • Llevar agua.
  • Audífonos para musicalizar la caminata.
  • Usar zapatos y ropa cómoda (Si su trabajo es formal y de oficina, puede llevar la ropa en el bolso y cambiarse o bien caminar despacio para no sudar tanto).
  • Actitud. Tal vez lo más importante.

Si nos molestan tanto las presas, ¿Por qué no cambiar un poco nuestra forma de movernos?.

No pongamos como excusa la inseguridad, lo contrario de inseguridad no es seguridad, es apropiación del espacio, importante de recordar.

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

You May Also Like

Arroz con Mango: Diseño local en Barrio La California

La posibilidad de adquirir productos locales diferentes, hechos por artistas plásticos, diseñadores de moda ...

Don Eladio, Parque La Dolorosa – Por María José Marín

Don Eladio. Cinco años de estar a cargo del Parque La Dolorosa, además de ...

Ciclismo urbano: Dos objeciones para no hacerlo

Tomar la decisión de pasar del carro a la bicicleta es una alternativa de ...

El arte toma la calle: Programación al aire libre del FIA

Es momento de poner atención, sacar la agenda y motivarse para no perderse ningún ...

Proyecto Preámbulo: cine gratis todas las semanas

Desde julio 2015 el proyecto cinematográfico Preámbulo ha tomado la Sala Gómez Miralles en ...

Cortometrajes nacionales estarán presentes en Festival shnit

El Festival shnit es una fiesta cinematográfica que celebrará lo mejor de la oferta ...